Las reformas introducidas para hacer frente a la crisis del euro deben incluir medidas que configuren una Unión Política limitada y más explícita, que legitimen mejor la puesta en marcha de la Unión Bancaria, Económica y Fiscal. Tal imperativo es más difícil de atender hoy por los gobiernos de la UE debido al contexto creado por las divisiones y tensiones tras el anuncio de "Brexit," el débil crecimiento económico tras la crisis del euro, la crisis migratoria y las amenazas a la seguridad. Pero el objetivo de una mejor comprensión y aceptación social del proyecto europeo, tras la nueva configuración de su gobierno económico, es esencial para seguir avanzando en la integración. Esta reflexión propone combinar la puesta en marcha inmediata de iniciativas para mejorar el funcionamiento más democrático de la UE con una modificación de los Tratados europeos, una operación de una complejidad política mayor pero que permitiría configurar con más claridad las nuevas reglas del juego. Las reformas del llamado "poder horizontal" de la Unión Europea -Comisión, Parlamento, nuevos mecanismos de control sobre las comunidades de expertos, limitaciones a la configuración de la Unión en dos velocidades- estarían acompañadas por una reforma del "poder vertical" (la distribución de competencias UE-Estados miembros y las decisiones sobre el ejercicio de las mismas), de modo que no evitase proyectar la imagen de una Unión sin límites materiales en su capacidad de actuación que vaciase de contenido a las democracias nacionales.

ESADE

Back to home

de Areilza Carvajal, José M.

Retos institucionales en el desarrollo de una Unión Política

03/2017
Las reformas introducidas para hacer frente a la crisis del euro deben incluir medidas que configuren una Unión Política limitada y más explícita, que legitimen mejor la puesta en marcha de la Unión Bancaria, Económica y Fiscal. Tal imperativo es más difícil de atender hoy por los gobiernos de la UE debido al contexto creado por las divisiones y tensiones tras el anuncio de "Brexit," el débil crecimiento económico tras la crisis del euro, la crisis migratoria y las amenazas a la seguridad. Pero el objetivo de una mejor comprensión y aceptación social del proyecto europeo, tras la nueva configuración de su gobierno económico, es esencial para seguir avanzando en la integración. Esta reflexión propone combinar la puesta en marcha inmediata de iniciativas para mejorar el funcionamiento más democrático de la UE con una modificación de los Tratados europeos, una operación de una complejidad política mayor pero que permitiría configurar con más claridad las nuevas reglas del juego. Las reformas del llamado "poder horizontal" de la Unión Europea -Comisión, Parlamento, nuevos mecanismos de control sobre las comunidades de expertos, limitaciones a la configuración de la Unión en dos velocidades- estarían acompañadas por una reforma del "poder vertical" (la distribución de competencias UE-Estados miembros y las decisiones sobre el ejercicio de las mismas), de modo que no evitase proyectar la imagen de una Unión sin límites materiales en su capacidad de actuación que vaciase de contenido a las democracias nacionales.
More Knowledge
Retos institucionales en el desarrollo de una Unión Política
de Areilza Carvajal, José M.
Revista de Derecho Constitucional Europeo
Vol. 13, nº 26, 03/2017, p. 7 - 29

Download full text (There might be some restrictions due to copyright or licenses)

  • fullText

Related publications

Back to home