La siniestralidad laboral en el estado español sigue siendo, comparativamente, excesivamente elevada. En 2014, en el mercado laboral español se registraron un total de 482.578 accidentes de trabajo con baja laboral -de los cuales 3.234 fueron graves y 454 mortales-, 698.024 accidentes sin baja y 22.949 enfermedades profesionales. Aunque ciertamente la siniestralidad laboral ha disminuido ligeramente especialmente a raíz de la crisis económica y la destrucción de empleo registrada en el mercado laboral español, el estado español continúa siendo uno de los estados con mayores índices de siniestralidad laboral en la Unión Europea. Así, ocupa el tercer puesto en el ranking de accidente de trabajo con baja laboral con un índice de incidencia de 2.935,11, significativamente superior al índice medio de la UE-28 de 1.694,72; y el doceavo puesto en el ranking de accidentes de trabajo mortales, con un índice de incidencia de 3,18, superior al 2,43 registrado como media en la UE-28.2 Técnicamente es muy difícil afirmar que la causa del alto índice de siniestralidad laboral sea debida, como en tantas otras ocasiones, a una respuesta normativa insuficiente, pues la cantidad y calidad de las normas en materia de seguridad y salud laboral -tanto a nivel comunitario como estatal- es realmente importante. De hecho, de existir algún problema en este aspecto, sería por exceso o inflación normativa, no por defecto-debate comunitario sobre el REFIT normativo. Nuestra opinión es que existen un conjunto de circunstancias, algunas jurídicas y otras ajurídicas, que forman todavía un importante lastre para que pueda equilibrarse finalmente el 'deber ser' con el 'ser' en materia de seguridad y salud laboral. Entre estos factores cabe destacar el tan traído y llevado, pero tan verdadero, problema de la cultura preventiva de los empresarios, de los agentes sociales y de los propios trabajadores; una progresiva generalización del trabajo precario (materialmente temporal, excesivamente flexible en cuanto a los tiempos de trabajo y descanso, mal retribuido¿); un sistema de control público (Inspección de Trabajo) infradotado y, por ello, con importantes muestras de ineficacia e ineficiencia; un sistema de responsabilidad empresarial complejo, que da lugar a la infracompensación del daño como consecuencia de la deducción de las prestaciones de la Seguridad Social y mejoras voluntarias de la indemnización por daños y perjuicios; la configuración de la organización de la prevención, que permite externalización de la prevención; etc.

ESADE

Back to home

Luque Parra, Manuel; Ginès Fabrellas, Anna

Seguridad y salud laboral en España. Comparative Labor Law Dossier. Health and Safety in the Workplace

09/2015
La siniestralidad laboral en el estado español sigue siendo, comparativamente, excesivamente elevada. En 2014, en el mercado laboral español se registraron un total de 482.578 accidentes de trabajo con baja laboral -de los cuales 3.234 fueron graves y 454 mortales-, 698.024 accidentes sin baja y 22.949 enfermedades profesionales. Aunque ciertamente la siniestralidad laboral ha disminuido ligeramente especialmente a raíz de la crisis económica y la destrucción de empleo registrada en el mercado laboral español, el estado español continúa siendo uno de los estados con mayores índices de siniestralidad laboral en la Unión Europea. Así, ocupa el tercer puesto en el ranking de accidente de trabajo con baja laboral con un índice de incidencia de 2.935,11, significativamente superior al índice medio de la UE-28 de 1.694,72; y el doceavo puesto en el ranking de accidentes de trabajo mortales, con un índice de incidencia de 3,18, superior al 2,43 registrado como media en la UE-28.2 Técnicamente es muy difícil afirmar que la causa del alto índice de siniestralidad laboral sea debida, como en tantas otras ocasiones, a una respuesta normativa insuficiente, pues la cantidad y calidad de las normas en materia de seguridad y salud laboral -tanto a nivel comunitario como estatal- es realmente importante. De hecho, de existir algún problema en este aspecto, sería por exceso o inflación normativa, no por defecto-debate comunitario sobre el REFIT normativo. Nuestra opinión es que existen un conjunto de circunstancias, algunas jurídicas y otras ajurídicas, que forman todavía un importante lastre para que pueda equilibrarse finalmente el 'deber ser' con el 'ser' en materia de seguridad y salud laboral. Entre estos factores cabe destacar el tan traído y llevado, pero tan verdadero, problema de la cultura preventiva de los empresarios, de los agentes sociales y de los propios trabajadores; una progresiva generalización del trabajo precario (materialmente temporal, excesivamente flexible en cuanto a los tiempos de trabajo y descanso, mal retribuido¿); un sistema de control público (Inspección de Trabajo) infradotado y, por ello, con importantes muestras de ineficacia e ineficiencia; un sistema de responsabilidad empresarial complejo, que da lugar a la infracompensación del daño como consecuencia de la deducción de las prestaciones de la Seguridad Social y mejoras voluntarias de la indemnización por daños y perjuicios; la configuración de la organización de la prevención, que permite externalización de la prevención; etc.
More Knowledge
Seguridad y salud laboral en España. Comparative Labor Law Dossier. Health and Safety in the Workplace
Luque Parra, Manuel; Ginès Fabrellas, Anna
IUSLabor
Nº 2, 09/2015, p. 37 - 59

Download full text (There might be some restrictions due to copyright or licenses)

  • File 1 (0.13Mb) pdf

Related publications

Back to home